LA CENA FUE COREANA

Hace más de 200 kms que hemos pasado la frontera franco-española después de subir los Pirineos.
El idioma, la cultura y el ritmo del camino han cambiado.

En Francia caminábamos varias horas antes de ver peregrinos, ahora  vamos en medio de verdaderas caravanas de personas de todo estilo y de todas las nacionalidades.

image

Los hay quienes caminan solitarios buscando espiritualidad, los que van en grupo como boys scouts, los deportistas que no miran sino el cronómetro, los que a pesar de la envidia de todos nos saludan desde sus bicicletas, los hippies, y los que avanzan a pie limpio. Entre todas esas personas están los guerreros, con más de 1500 kms encima: vienen desde Francia, Suiza, Bélgica, su actitud contrasta con los nuevos que se sorprenden de todo en sus primeros kilómetros dentro de este camino tan particular.

image

image

image

El camino en España es muy diferent, para nosotros un cambio un poco brusco: pasar de una habitación para los dos a compartir un dormitorio con 300 personas, a veces nos altera.

image

El ambiente es, eso si, más joven y cosmopolita, ya no es una ruta monopolizada por los jubilados como en Francia, ahora son chicos la que la caminan haciendola más dinámica. Hemos conocido gente de toda Europa, Estados Unidos, Japón, Corea y también de América Latina.

image

Los pies y las piernas están ahora bien entrenadas. El ansancio muscular se ha atenuado y ha sido reemplazado por el cansancio mental. El ritmo de la caminata se vuelve algo repetitivo: Levantarse temprano (para no andar bajo el fuerte sol veraniego), caminar entre 20 y 25 kilómetros, comer, dormir, son las actividades de todos los días. De cuando en cuando una cachetada a la moral y la fuerza de voluntad.

image

Y justamente cuando dudábamos (nuevamente) del sentido del camino y del famoso espíritu peregrino que buscamos y que hemos perdido un poco en España….llegamos a un donativo: El antiguo hospital de peregrinos San Juan Bautista en el pequeño pueblo de Grañon.
El confort es muy simple (delgadas colchonetas de gimnasia al piso) pero la hospitalidad y la felicidad inundan el lugar.

image

Después de una gran etapa de 30 kilómetros entre la lluvia y lodo fuimos recibidos por Mariam y Leticia.

image

Como siempre en este tipo de albergue la acogida es fantástica y nos sentimos como en nuestra propia casa. Una gran taza de alegría! Encontramos también al cura, una persona increíble que hace amistad con Gaby, la razón: Jesús ( nombre original no?) vivió 10 años en Puyo y convivió con varias comunidades indígenas waorani, shuar, kichwa. Hace tres años regresó a su país y dejó su amado Ecuador debido a una leucemia que no le quita la sonrisa ni la alegría que emana. El dice que su corazón se quedó en el paisito.

image

En los albergues donativos la gente participa de las actividades conviviales como la cocina. Esta tarde un grupo de coreanos ha decidido preparar la cena. El chef da las órdenes y de traducción en traducción todos llegamos a entendernos.

image

Papas cortadas, con cebolla, zanahoria se convierte en una deliciosa sopa para 38 personas!!

image

Efectivamente una bella y gran mesa se prepara para dar de comer a estas 11 nacionalidades peregrinas y hambrientas. Ya nos imaginamos como sería un restaurante en Babel.

image

Luego de terminar la comida todos ! a lavarlos platos! Lo hacemos de la meticulosa forma coreana. A pesar del cansancio la emoción sube cuando cada grupo canta una canción en su idioma. Los hispanohablantes optamos por “Yo se biem que estoy afuera, pero el día en que yo me muera, se que tendrás que llorar…”La atmósfera es simplemente excepcional.
Una foto del grupo es imprescindible.

image

Para terminar la noche Leticia y Mariam nos invitan a un momento de reflexión en el corazón de la iglesia. Un poquito escépticos teníamo miedo de que nos introduzcan en algo demasiado religioso. No podemos, sin embargo, romper el ambiente y la magia que se instala.   Pasamos directamente del dormitorio al coro de la iglesia por una puerta secreta. Un semicírculo de sillones de madera alumbrados con velas mirando a la iglesia vestida de oro, nos invitan a sentarnos juntos.

image

Cada uno pudo compartir un pensamiemto, abrir su corazón, decir lo que quería, teniendo en sus manos la vela de los peregrinos. Algunos cantaron, otros hablaron en diferentes  idiomas y quienes guardaron silencio.
Fue un momento conmovedor donde todos hemos soltado al menos una lágrima y luego vinieron sinceros abrazos por todos lados.

image

Fuimos testigos de que más allá de las creencias, religiones, culturas, lenguas y nacionalidades diferentes, el rato de los ratos todos somos sensibles y tenemos amor que dar y necesidad de recibirlo. Todos somos iguales: lloramos, reímos, sentimos con intensidad, eso es justamente lo que nos hace humanos.

image

Regresamos al camino recargados de buena energía y felices de haber vivido esta experiencia.
Hemos entendido que el camino se debe vivir asi, a full!
BUEN CAMINO !!!

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s