Las noches en el camino

30 kilos es demasiado para la espalda.
Caminamos lento y con dolor. Dijimos que haríamos un camino !no un calvario!

image

Escribimos un post preguntando qué podemos dejar. Después de conversar con los amigos, con otros peregrinos, y tomando en cuenta sus consejos, optamos por “perder la independencia”.
La carpa, la botellita de gas, las ollas y todas esas pequeñas cosas que entran en la categoría de “por si acaso” fueron eliminadas del camino.

image

Esta decisión la tomamos el miércoles pasado. Solo la idea ya nos quitaba un peso de encima. Ahora la cosa era encontrar un cartón y enviar esos tereques de regreso.

Llegamos al pueblo de Montcuq y nos encontramos con un local que se llamaba “El colibrí”. Al pasar reconocimos colores y texturas. Entonces quisimos pasar a saludar a es@ herman@ de sangre que tenía que estar dentro de esa fiesta de artesanías latinas. Efectivamente, sale Marilú y su acento mero, mero nos lleva hasta tierras aztecas. Ella y  su compañero francés habían montado hace ya 10 años este almacén, que embellece todos los veranos a las francesas con la colorida bisutería. La solidaridad seguirá por aquí? Pues si, los latinos nos queremos (y mucho) a este lado del charco. Esto lo confirma la gentileza y la facilidad con la Marilú y Dominic nos ofrecen un cartón. Además, coincide con que justamente estaban cambiándose de local. Cosas de la vida.

Pero el viaje te pierde en el tiempo, y no contábamos con que al día siguiente era feriado en Francia, lo que significaba oficinas de correo cerradas. !Noooo!! Teníamos que seguir llevando esos 30 kilos hasta nueva orden. Pero para re reconfirmar la solidaridad latina, Marilú se ofrece a quedarse con nuestro cartón y dejarlo los próximos días en la “poste”.

Así que oficialmente el lunes 2 de junio nuestro sobrepeso salió de Montcuq. Hemos perdido ligeramente 8.8 kilos. Nada mal eh?

Ahora no caminamos…volamos. Bah! Ojalá fuera cierto, seguimos sudando con cada nuevo día de ruta.

Entonces, no tenemos nada para domir afuera, así que las noches las pasaremos de hostal el hostal, ofreciendo nuestros servicios a cambio de un techo y a veces de la comida.

image

image

Apelaremos a las “casas de peregrinos” que nos acogen a cambio de un donativo y aceptan a todo tipo de personas y todos los presupuestos.

image

image

image

Son lugares donde prima el espíritu de solidaridad, y se basan en la idea de “toma lo que necesitas y da lo que puedas”. Estos son los lugares que realmente le dan sentido al camino.

image

Seguiremos intentando dormir en la casa de los locales (un coucnsurfing informal) y siempre prestos a ayudar en lo que más se pueda, mostrando que hay miles de formas de intercambio que no necesariamente implican dinero.
También hay algunos lugares, como los conventos y sitios religiosos, que abren sus puertas…hasta a los no creyentes. La verdadera tolerancia.

image

image

image

Por último, de a poco se va instalando el verano, así que aprovecharemos para dormir bajo las estrellas. Por eso no dejamos los sleeping.

Además seguiremos vendiendo artesanías gracias al pequeño pizarrón que llevamos en las espaldas.

image

image

!Voilá! Este será nuestro nuevo ritmo que nos llevará paso a paso hasta Santiago de Compostela.

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s