DE NUEVO A LAS PETACAS

Seguimos armando nuestro próximo viaje. Volvemos a la mochila. Después del lujo de viajar en combi, regresamos a la esencia del viajero, al origen, a la génesis de todo aventurero, a la forma más antigua de viajar: con los pies.

Punta del Diablo - Uruguay

Punta del Diablo – Uruguay

Salimos en una semana, y es raro ver cómo hemos cambiado. Cuando sales por primera vez a un viaje largo tienes miedo que algo te falte, revisas varias veces la lista de cosas necesarias, preparas con mucha anticipación y hay que decirlo: es difícil escoger la ropa. Ahorita, mientras doblo mis 3 camisetas  retrocedo en el tiempo, 15 años.

En la época de vacaciones del colegio y la universidad (julio, agosto, septiembre) me iba dos o tres semanas a la playa, con mi familia.  Castellnuovo, Tonsupa o Salinas eran los destinos playeros. Uf! se me vienen a la cabeza los olores a mar, arena, maduros asados. El sonido de las olas, la música de las « covachitas » al pie del mar o las grandes pantallas con el Miche. Los batidos de coco y el « hombre vitamina » que con las campanitas de su heladera le ponía sazón a la mañana.

La cosa es que… era una chica del sistema. Contaba las  « paradas» que iba a llevar (una para cada día). Los tres ternos de baño, las zapatillas que completaran los vestidos diarios, maquillaje entre otros menjurjes.

Fueron tiempos hermosos, y los disfruté. Pero hoy, quince años más tarde veo que llevo tres camisetas y dos pantalones para tres meses de viaje, y me digo…creo que hemos cambiado.

!Ah la mochila! Todos deberíamos hacer ese ejercicio alguna vez. Tener la opción de guardar en ella lo verdaderamente importante. Al principio parecería imposible. Pero no. Nada es tan importante como para cargarlo en la espalda un día completo, no se diga toda una vida. Lo que nos lleva a asegurar que, efectivamente, la vida cabe en una mochila.

Ir ligero es ir libre. Mientras menos cosas cuides, más te concentras en vivir el momento. Porque las cosas no solo ocupan espacio físico, sino espacio en tu mente. Y eso es tiempo. Y lo único que no podemos acumular es eso, tiempo.  Al final, al mundo llegamos desnudos no?

Salimos en una semana y no hay nervios. Emoción sí. Pero veo que “lo que llevaremos” nos tiene sin cuidado. Claro, tampoco somos irresponsables, así que unas acetaminofén, unas curitas, un desinfectante, y crema para pies están tomados en cuenta. Medias cómodas y otras cosas que creo que voy a explicar en detalle en otro post.

Por ahora, seguiré en la organización de este nuevo reto, que en poco les daremos a conocer.

Anuncios

Un pensamiento en “DE NUEVO A LAS PETACAS

  1. Lo necesario es suficiente!..estas son las experiencias que nos dejan recuerdos inolvidables y nos llenan de verdad el alma. Compartir caminos..compartir miradas..compartir momentos..eso es vivir a plenitud!!..Que mas le podemos pedir a la vida?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s