PRAGA

Las expectativas de un lugar siempre son románticas. Hechas a la medida de los programas de televisión y las películas hollywoodenses. Más de uno nos hemos  imaginado caminando despacio (casi volando, levitando…y con una música de fondo) sobre los puentes, los parques o las plazas de Paris, Viena o Praga.

Efectivamente, este post es sobre Praga. La misma ciudad descrita por Sabina en su disco Vinagre y Rosas.

"Ay! Praga, Praga… Praga, donde el amor naufraga en un acordeón."

“Ay! Praga, Praga… Praga, donde el amor naufraga en un acordeón.”

Praha es su nombre verdadero. La pregunta latente que tenemos en nuestro viaje es: Por que cuernos cambian los nombres de las ciudades y los países a conveniencia de las lenguas turistas? Praga (español) Prague (ingles, francés) Prag (alemán) Pragan (vasco) ¡Deberíamos llamarles por su nombre original!

La cosa es que llegamos en invierno, y aunque lugares como Praha son hermosos con nieve igual que con olas de calor, la vida en una combi si tiene cambios de humor de acuerdo a las condiciones climáticas. No es lo mismo abrir las ventanas a 30° y con el sol que pasa sin pedir permiso, que a menos 3° y con los vidrios congelados.

De inicio nos abrimos paso entre los copos y entramos a la ciudad. Esperanzados estábamos de llegar a la casa de un couch que nos había ofrecido posada, pero jamás nos respondió y quedamos a la deriva con la cabeza en blanco combinando con la ruta y la cancioncita de Sabina como mosquito en plena noche.

Después de dar vueltas sin sentido nos parqueamos, sin vergüenza, entre dos edificios de vivienda  La  combi tiene su independencia pero también tiene sus límites. La batería empezaba a fallar y no prometía durar mucho tiempo. El agua alcanzaba para no más de dos días, con un estricto respeto al uso, y la nieve no parecía querer irse. Nada era cosa de asustarse.  No debe ser tan difícil viajar en combi en el invierno.

Prague - Combi - Neige

Salimos al día siguiente a conocer la ciudad. Sin saber checo fuimos preguntando la estación de tren y llegamos al corazón de Europa. Praha tiene un aire nostálgico, y no era la neblina, no. Es toda ella. Son sus calles, sus puentes, Kafka y Kundera, es el Moldava.

Nostalgia en Praha

Nostalgia en Praha

El Moldava

El Moldava

El reloj astonómico medieval más famoso de Europa
El reloj astonómico medieval más famoso de Europa

Monumento a Kafka

DSC09192

DSC09242

Ella coquetea con el blanco y negro, quiere quedarse así, estancada en el tiempo.

El puente Carlos

El puente Carlos

Castillo de Praga con la Catedral gótica de San Vito

Castillo de Praga con la Catedral gótica de San Vito

El castillo nos llamaba a lo lejos. Fuimos cruzando por donde  se debe, el puente de Carlos. Mas de 500 metros, 30 estatuas y aire medieval forman una verdadera galería al aire libre. Imposible de caminarlo solos bajo la lluvia. A veces a empujones entre turistas nos sacamos espacio para una foto facebookera. Aun así, nos dijeron que tenemos suerte porque no había tanta gente como en verano, cuando se hace cola varios minutos para poder cruzarlo.

DSC09017

El callejón de Oro. Junto al castillo vivían artesanos y artistas como Kafka (casa 22). Eran lugares pequeñitos pero llenos de sentimiento. Allí se reunían poetas y músicos a beberse las noches en las, también pequeñas, cantinas.

DSC09185

Así dadas las cosas a Praha la disfrutamos esquina por esquina. Realmente hermosa y llena de historia. Sera por el aislamiento que tuvo en años pasados que mantiene intacta su peculiaridad. Es una ciudad original. Se nota la mezcla de culturas; de épocas, de estilos.

La vivimos como los viajeros: con sanduches al medio dia, largas caminatas en la nieve y wifi y toilettes en el McDo. Fue romántico, un romanticismo real.

DSC08845

Y ese letargo viajero nos duro sin problema hasta las noches que llegábamos a comer bajo una linterna (la batería murió) y con la habitación clausurada por un problema estomacal de Chikitina. Felices dormimos en el sofá cama de la combi, apretados, mas por el frio  y el amor, que por el espacio, y con la sonrisa de los recién enamorados. Habíamos conocido Praha.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s