DE LA ARENA A LAS AULAS. EN LA VIDA TODO ES POSIBLE.

Lo hermoso de este tipo de viaje es que la vida te cambia todo el tiempo. Ya ponernos a vender pulseritas en Argentina fue toda una prueba superada. A veces más que vendedores de artesanías nos descubrimos dando charlas motivacionales…o recibiéndolas. Hay tantas cosas que contar, que decir, que mostrar sobre el mundo, que callar seria pecado ¡hasta para un ateo!

Imagen

Nuestra ruta no es definida y puede variar cada minuto. El verano viajamos sin adentrarnos en el mundo paralelo del couchsurfing porque con la casita rodante, dos que tres cervezas, el sol, el mar o la montaña y buena música, bastaba. Pero el invierno es más difícil y a pesar de que nuestro chateau roulant tiene calefacción a gas, como toda combi que se respeta :), decidimos volver a surfear en sofás. Además, tenemos tantas increíbles experiencias con esta red de viajeros que ya extrañábamos compartir con los locales de esa forma tan íntima y natural que nos ofrece couchsurfing.

Fue así que nos contactamos con Martin, un joven checo extraordinario, súper buena onda y que nos recibió de maravilla, junto a su hermosísima familia, en el poblado de Stramberk. No recordamos exactamente como nació el tema, pero entre mail y mail él se interesó en nuestra historia y nos preguntó por la posibilidad de hacer una exposición en la sala del centro cultural católico del pueblo. Le dijimos que si, sin dudarlo. Nos pidió inmediatamente que le enviemos un afiche en inglés…y ¡en checo! Wow, desde ahí ya se auguraba una experiencia original. Se imaginan a una ecuatoriana y a un francés exponiendo sus aventuras en ese siempre extraño inglés que nos caracteriza con un traductor simultáneo al checo?

Imagen

Efectivamente eso paso. Un domingo a las 7 de la noche un pequeño pero cálido público se sentó frente a la pared mientras el retroproyector les daba la bienvenida (en inglés y en checo).

En la exposición el objetivo fue explicar la vida en América Latina, además responder a las inquietudes que se tejen alrededor de la loca idea de recorrer el mundo. La exposición duro más de una hora, y las fotos, muchas de ellas, hablaban por si solas.

Para nosotros era difícil medir el nivel de la charla, pues hace menos de 48 horas que habíamos llegado a Republica Checa y no sabíamos cómo entender sus actitudes, sus señas, su lenguaje no verbal. Más, hay miradas, sonrisas, preguntas que nos aliviaron porque mostraron el interés de la gente.

Todo fluyó como cuando explicábamos nuestra loca idea en las playas de Argentina y Uruguay. De hecho, al final presentamos las artesanías que nos quedaron de ese viaje.

Imagen

Esta exposición fue un buen ejercicio para nosotros también. Fue una revisión de nuestra vida de viajeros, de sorprendernos de lo que comenzamos hace más de un año. Fue escucharnos de nuevo y renovar las energías que nos mantienen firmes en la aventura de conocer el mundo.

Al día siguiente visitamos el pueblo. Gaby vió por primera vez caer la nieve. No pudo escoger la vida mejor lugar para mostrarle ese mágico momento: la casa de Martin es hermosa, toda de madera donde cada pared muestra el amor con el que él y su esposa VeróniKa durante cinco años la reconstruyeron esquina por esquina. Afuera, el silencio blanco cobijaba los techos y las piedras de las estrechas calles.

Imagen

Imagen

Imagen

Chikitina correteaba. También fue para ella  la primera vez que veía caer la nieve. Hay momentos que no se puede describir con palabras.

Imagen

Pasado el nirvana, caminamos hasta llegar a unas cuevas, donde a inicios de este siglo fue habitada por una pareja “prehistórica”. De regreso disfrutamos el resto de la tarde con Veronika y sus dos hermosos bebés.

Imagen

En la noche llega Martin con una pareja de amigos. Cena en todos los idiomas y conversación sobre la charla del día anterior. Entonces nos motivan a volver a hacerlo. A proponer en las escuelas, en los colegios, ¡qué mejor que en las escuelas de idiomas!, que por qué no llamamos, que cariño donde está la guía, que mejor lo buscamos en internet, que aquí están las direcciones de las escuelas (con todo y nombre de los directores) que mañana el amigo de Martin va justamente a Ostrava, que yo les llevo, que mañana los espero en la plaza a las 7.

Cuando nos regresamos a ver ya estábamos frente a la primera escuela de idiomas de Ostrava. Nevaba afuera. Entramos entre tímidos, confundidos y emocionados y hablamos sobre la exposición. “Nosotros le llamaremos” fue la respuesta. Ese NO no nos intimidó y seguimos a la siguiente escuela, y a la siguiente y a la siguiente. Al fin de la tarde teníamos dos propuestas aceptadas. Una para hacer la exposición en español y la otra en inglés. Todo para la próxima semana. Así que tuvimos tiempo para cruzar a Polonia (nunca lo planeamos, por lo que era de suponer que iba a pasar) y visitar Crakow y Austwitchz.

Imagen

Los días que vinieron son dignos de otro post. Pero a la semana siguiente regresamos y cumplimos con las exposiciones.

Eso es lo hermoso del viaje: Contar sueños, ser testigos presenciales de que sí se cumplen. Decir a boca llena que todo es posible. Que fuera de romanticismos innecesarios el mundo es hermoso, la solidaridad gana a las guerras. Que los malos son pocos.

Y no hubo mejor paga que ver los ojitos brillantes de chicos y chicas de 16 y 17 años que escuchaban con atención, que reían de nuestras tragicomedias de viaje, que preguntaban de todo, que se animaban a volar.

Es que recorrer el mundo no es solo ver monumentos, ni calles famosas, ni museos. Es más que eso. Es reconocernos en el otro, es volver a confiar, es pensar en positivo, es creer, es vivir.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s