Después del susto viene el gusto. El mundo al revés.

Después del susto viene el gusto. El silencio no significa que no haya qué decir, más bien hay silencios que son verdaderos gritos.

Estamos a dos meses de haber comenzado nuestro viaje por  Europa. Dije que iba a escribir, es la primera vez que escribo desde que me subí a la combi. Y es que sigo pasando la sorpresa, el asombro de que estamos en medio de un huracán de placer, estamos en el ojo de una tormenta de sonrisas y de felicidad. Y tanta felicidad agobia. Bloquea. Imagen

No creo en cosas mágicas ni en las palabras confusas de las teorías new age. De hecho perdí amigos desde que comencé a trabajar en un programa de televisión llamado “Mitos y Verdades”. En el que intentábamos dar explicaciones científicas a las más absurdas creencias, como que si comes carne en semana santa te vuelves pescado. Y de esas nos pasábamos a poner a prueba a los líderes de las más raras iglesias que, poniendo todo como en paella, hablaban con la misma soltura de dios, de las malas energías, de las hierbas mágicas y de dinero – en este último punto debo decir que más bien es el tema más sensato, pues todas las religiones del mundo en cuestión de plata hablan el mismo idioma-. La cuestión es que dejé de creer. A partir de esta experiencia creo que realmente parte mi viaje.

Pero en el transcurso de estos años he visto que a veces es bueno creer en algo, siempre que no haya plata de por medio. Como dirían mis hermanos argentinos: “creé en lo que te de la puta gana”. En eso se resume la primera parte de mi reflexión tan mezclada como las nuevas religiones.

Estamos viajando con Remy hace dos meses y vuelvo como eterno retorno al primer punto. Tengo locura circense. Las palabras se me han quedado en el camino, cada paisaje, cada anochecer en medio de campos perdidos  o frente al Mont Saint Michel, o a orillas del Río Rhin me han arrancado las palabras, de un solo suspiro me bloquearon la capacidad bien latina de hablar, de contar, de decir, de exagerar.

Imagen

Ahora, pasado, a medias, el susto puedo decir que la vida escucha. No se cómo carajo, pero lo hace. O, es que he trabajo bien, sin darme cuenta, y he tejido de sutil manera mi destino. Me pregunto si tanta felicidad ¿se dio a golpe de incertidumbres, de lágrimas, de dudas, de duras decisiones, de equivocaciones, fracasos y borracheras? O ¿es que tengo memoria selectiva y hay algo más que eso? No quiero responder, no puedo tampoco, no tengo la respuesta.

La cosa es que hace dos meses que estoy con Remy viajando en una combi por Europa. Es la libertad total. Bueno, más o menos.  Hay que vaciar cada dos o tres días los tanques del agua sucia, y no es fácil encontrar un sitio gratis que de buena voluntad quiera abrir la tapa de su alcantarilla y recibir lo menos romántico del viaje. Buscar parqueo en grandes ciudades como Barcelona, París, Bruselas o Amsterdam también es todo un reto.  Esos serían los grandes problemas, por decir algo.

En resumen, estamos haciendo un viaje en nuestro chateu roulant  de 6 por 2 metros, donde el comedor se junta con la cocina y el baño conlinda con la cama, que para cuestiones futuras lo llamaremos “dormitorio”. Para nosotros, pasado el susto, nos parece una forma normal de vida. Ir por el mundo con tu casa nos convierte en una especie de caracoles, de scargots humanos.

Dejamos nuestras casas en Ecuador y en Francia y hace casi un año que estamos viajando juntos por el mundo. Por ahora, el viejo. Acá es todo caro y mejor hacerlo de esta forma. Ya no cargamos con nuestra mochila en los hombros como en Latinoamérica, sino con nuestra casa.

Una experiencia única, que la empezamos con miedo.  Pero pasado el susto, puedo decir que hay mucho por decir. Esperamos tener un Mc Donald cerca la próxima vez para comenzar subir los otros post, por ahora a medias, que se van dibujando en el papel con cada nuevo día.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s