MOCHILERAS Y LOCAS

Cuando se habla de “conquistadores” o de “viajeros” todavía puede venir a la mente imágenes de hombres rudos, sin camisa y con cuchillo en mano. Pero ¿Se imaginan que, en este momento, hay miles de mujeres solas descubriendo el mundo? Aunque no lo crean, hace varios siglos algunas ya se atrevieron a cambiar la cocina, los hijos y la casa por la mochila y la incertidumbre.

Ahora la feminidad también es cargar la vida en una maleta; manejar una moto o –a veces al estilo Mac Gyver- un cuchillo y acampar en los lugares más inhóspitos del planeta, como los polos o la selva.
En 1842, una mujer dejó su vida tradicional –que incluía marido, casa y dos hijos- para emprender una aventura que muy pocos se atrevían a hacer. En esa época, Ida Pfeiffer, con 45 años, era prácticamente una anciana. Sin embargo, con casi nada de dinero y con todas las ganas acumuladas desde niña de tomarse el mundo con sus ojos y sus pies, se despojó de todas sus pertenencias (que en ese tiempo no eran muchas, pues, la empresa de su ex marido quebró) y decidió salir sola a explorar el mundo.
Dejó su Austria natal para irse hacia Medio Oriente. Para no ser mal vista, dijo a su familia –bastante alarmada con la idea de que Ida ande sola por quién sabe dónde- que era un viaje con un fuerte sentido religioso. Estuvo en Estambul, Palestina, Jerusalén, El Cairo. Un par de años más tarde publicó su diario de viajes – no tuvo mucho de religioso- y con el dinero recolectado, cargó de nuevo su mochila y fue rumbo a Islandia, Noruega y Suecia. Mientras más viajaba, más lejos quería llegar. Seis meses más tarde regresó no solo con increíbles historias que se desbordaban de su sencilla mochila, sino además, con especies de plantas y rocas que vendió a los museos –y es que en un viaje la necesidad y la creatividad se juntan para iniciar las más inimaginables empresas-. Con el dinero recolectado esta vez fue más allá de lo que nunca había pensado en su vida. Río de Janeiro, Cabo de Hornos, Valparaiso, Tahití, Hong Kong, Singapur, Calcuta, Delhi, Bombay, Bagdad, Atenas fueron algunas de las ciudades visitadas por esta gran mujer que, no por nada, se llevó el título de la “Primera mochilera de la historia”.

Ida_Pfeiffer

¿Qué cómo son las mujeres viajeras? Parece que esa capacidad comunicativa, que nos caracteriza a las féminas, nos permite negociar y arreglar los problemas de forma diferente a la de los hombres. Como los puños y la fuerza física no son nuestro fuerte ( en la mayoría de los casos), usamos otras herramientas como la persuasión y, a veces, hasta simples órdenes. Ida Pfeiffer hace dos siglos logró que unos pillos kurdos que intentaban asaltarla, al final la ayudaran a que plante su campamento; se defendió a punta de paraguazos de un ladrón en Rio de Janeiro; y con lenguaje de señas convenció a un grupo de caníbales de la comunidad Batak -en Sumatra- que estaba muy vieja y que su carne no era apetitosa para ser alimento. Lo dijo con tanta gracia -la intrínseca coquetería femenina va igual con tacones o botas de caucho- que al final, todos rieron e Ida fue la primera persona en documentar la vida y las costumbres de esta comunidad.

La creatividad de una mujer se ve a leguas en una cocina –hacen con 3 productos los almuerzos más exquisitos- como en medio de una carretera cuando, a falta de trasporte, acuden al autostop (más conocido como “jalar dedo”). Las mujeres andan viajando por el mundo en moto, a lomo de camello, en bicicletas, en botes, veleros y a pie.

“Amante del deporte, me dediqué a dar clases en gimnasios por varios años, pero sentía que la vida me sabía a poco, decidí entonces hacer caso a mi voz interior, y comencé mi aventura…” Así comienza la autodescripción de Laura Martínez Calderón ( http://www.plntat.wordpress.com ), mujer española de 36 años que hasta el 2006 había viajado sola por ocho años. Conoció toda Europa sin un euro en el bolsillo -dejó su trabajo estable en un gimnasio para vender artesanías-. Estuvo además en Islas Canarias y Cabo Verde en África, de a poco su arte callejero se fue perfeccionando, y luego se dedicó a la pintura. Llegó a Asia y logró juntar algo de dinero para seguir la ruta del viento y la libertad. Pero como Cupido tiene visa permanente en todos los países del mundo, y no respeta fronteras, hace 6 años viaja en bicicleta junto a su compañero de amor y de vida, Aitor Iguiñitz Oyarzábal, también español y quien le propuso a Laura seguir descubriendo el mundo sobre pedales. Ya han recorrido más de 30 mil kilómetros. Su hogar está en todos lados, su techo está lleno de estrellas y reciben como regalo de vida, diariamente sonrisas -la señal universal que junta a las etnias más distintas- de los rincones más recónditos del planeta. Ahora, juntos promueven la conservación del ambiente a través del uso de la bicicleta. Esta mujer, aunque seguro en algún momento tuvo miedo, se arriesgó y hasta hoy su vida es la continuidad en el cumplimiento de su sueño, conocer el mundo.

laura martinez

Mujeres conquistadoras de los espacios más maravillosos del planeta, y de las formas más sorprendentes hay muchas más de lo que parece. En el año 2008, Cathy Birchall dió la vuelta al mundo en moto. Junto a su marido, Bernard, estuvieron en Asia, América, Europa, Australia. Él le describía todo lo que iba observando en el camino. Ella lo imaginaba, lo olía, lo sentía. Fue la primera mujer ciega en coronar la montaña de Huayna Picchu en Machu Picchu, Perú. Su eslogan de vida es: “Ser ciega es ver el mundo de una forma diferente”. Puedes leer más de la vida de esta increíble mujer en la página de Internet: http://www.worldtour.org.uk

cathy birchall

Porque ellas han encontrado en el viaje, no solo el placer indescriptible de conocer nuevas y diferentes formas de vida, sino una manera de eliminar sus limitaciones. Inés Grau es una joven de 24 años que padece de esclerosis múltiple -es un trastorno que ataca el sistema nervioso central, afectando especialmente la movilidad muscular-. Le diagnosticaron la enfermedad a los 17 años. Sin embargo esto no frenó a Inés en su camino hacia el desafiante Kilimanjaro, montaña de más de 5900 metros que fue coronada por la joven en julio de 2011 ¡Una verdadera hazaña!

ines grau

Otra de las características de la mujer, que se ve intensificada cuando se la pone a prueba, es la que tiene relación con ese instinto maternal. Somos seres que pensamos en comunidad, en conjunto, en grupo. No es casualidad que muchas viajeras al final terminen comprometidas con proyectos sociales, ecológicos, culturales.

Es el caso de María de los Ángeles Carpio, española que llevaba una vida “normal”: vivía por más de 15 años en Londres, trabajando en la Bolsa de Valores. Podemos imaginar cómo era su rutina, totalmente citadina, entre edificios, cenas de trabajo, salidas nocturnas, autos, estrés -situaciones entre las que nos desenvolvemos diariamente la mayoría de nosotros-. Un día, María de los Ángeles sale de vacaciones a una pequeña excursión por el Kilimanjaro, la montaña más alta de África –y que como vemos a inspira a muchas mujeres-. En su recorrido fue testigo de la miseria y de las injusticias que se vive en esa parte del mundo. Esto cambió su vida, que en 2009 dio un giro radical. Dejó su trabajo, sus comodidades y se marchó a Tanzania. Desde allí lucha contra el hambre y la ablación genital. Además trabaja con 315 viudas de Masai. Allí, cuando las mujeres pierden a su esposo son despojadas de sus cosas, de todos sus bienes. Solas y sometidas a una pobreza extrema deben encargarse del cuidado de sus hijos, que en ocasiones son más de cinco. Esto la motivó a enfocarse en el empoderamiento de la mujer en la toma de decisiones que mejoren la calidad de vida de sus pueblos. María de los Ángeles trabaja con su fundación ( http://www.fundacioncarpioperez.org ), con la que fue nominada al XV Premio Tierno Galván, un importante reconocimiento español a la solidaridad y a los trabajos con visión social.

maria-carpio-perez-ong

Ella hizo como miles de mujeres que a diario se despojan de sus pertenencias y van a recorrer el mundo como lo dice Calle 13: “La renta, el sueldo, el trabajo en la oficina, lo cambié por las estrellas y por huertos de harina, me escapé de la rutina para pilotear mi nave, porque el cubo en el que vivía se convirtió en paisaje. Yo era un objeto esperando a ser ceniza, un día decidí hacerle caso a la brisa (…) Así que dame la mano y vamos a darle la vuelta al mundo”.

Y existen muchos más ejemplos de mujeres, que haciendo caso omiso al rol tradicional que se nos ha adjudicado, han decidido tejer con sus propias manos –y pies- el futuro. Han tomado la vida por el mango, y han salido de su zona de confort para conocer y experimentar las más variadas vivencias que trae un viaje.
Al leer sobre estás emprendedoras, sus historias nos motivan. ¿Quién no quisiera dejar todo y salir a la vida, o dedicarse a trabajar por los demás? Lo que las diferencia de todos nosotros, es que ellas se atrevieron y lo hicieron.

Este es un primer artículo de reconocimiento a todas las mujeres viajeras y locas. Si quieren saber más sobre féminas que se han puesto la mochila en la espalda, han dejado todo atrás y van como protagonistas de su propia vida, pueden ingresar a un blog súper interesante: http://www.mujeresviajeras.com. Yo seguiría nombrándolas a todas, más, he decidido engrosar la lista de las desconocidas que van por el mundo con la sed de sorpresa ante tanta majestuosidad y belleza. En mi caso, como el de muchas, Cupido coincidió conmigo en el camino, él andaba de paseo por Cusco. Desde ese encuentro ya no viajo sola, sino con otro amante de los viajes: Remy .Esperamos encontrarnos con algunas de ustedes en el camino.

Gaby y Remy

Anuncios

3 pensamientos en “MOCHILERAS Y LOCAS

    • Hola Gaby, gracias por leernos Las mujeres somos guerreras. Lo que queremos lo logramos. Seguro vas a cumplir tus propios viajes (externos o internos). Ahora salimos para Austria y después de varios meses nos estamos organizando para escribir más, pues hay mucho por contar. Las fotos por lo pronto puddds verla en FB “Por la carretera”. Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s